Descubriendo la intención como Rope Bottom: El camino hacia una experiencia auténtica en cuerdas desde la perspectiva de un atador Dominante.

Descubriendo la intención como Rope Bottom: El camino hacia una experiencia auténtica en cuerdas desde la perspectiva de un atador Dominante.

Si eres un entusiasta de las cuerdas, sabes que la experiencia puede ser transformadora. Pero ¿cómo puedes asegurarte de que tu experiencia como Rope Bottom sea auténtica y significativa? La respuesta es simple: descubriendo tu intención personal como Rope Bottom. La intención es la fuerza que impulsa nuestra experiencia en cuerdas y nos permite conectarnos con nuestra pareja de una manera auténtica y transformadora. En este camino, explorar la pregunta «¿Por qué?» se convierte en una herramienta fundamental para descubrir nuestra verdadera personalidad y encontrar nuestra expresión auténtica en las cuerdas.
Como atador Dominante, mi objetivo es crear un espacio seguro y consensuado para mis parejas de cuerdas. Espero que las Rope Bottoms que busquen una experiencia real en cuerdas compartan la misma intención de explorar su autenticidad y crecimiento personal. Busco una conexión profunda basada en la confianza y el respeto mutuo.
Cuando nos preguntamos por qué hacemos lo que hacemos, estamos iluminando la luz de la conciencia sobre nuestro paisaje interior, revelando sentimientos ocultos, recuerdos olvidados, pensamientos y creencias, prejuicios, viejas heridas y esperanzas. Es posible que nos enfrentemos a desafíos y que sintamos la presencia de algo desagradable que no deseamos confrontar. Incluso puede haber vergüenza escondida en ese lugar. Sin embargo, es precisamente al examinar nuestras razones más profundas para nuestro comportamiento e intención que lograremos un avance significativo.
Cuando lleguemos a lo más auténtico de nosotros mismos, nos sentiremos emocionados al respecto. Tratemos de enfrentar estas emociones, cualesquiera que sean, con amor en lugar de miedo. Sanamos la vergüenza al mirarla, no al apartar la mirada. Al hacer este trabajo, tenemos la posibilidad de superar nuestros miedos, limitaciones, adicciones y los sentimientos de incomodidad que nos persiguen a muchos de nosotros. Al mirarnos a nosotros mismos y darles espacio y reconocimiento a estas emociones recién descubiertas, nos convertiremos en la fuente de nuestro poder interior, la fuente de nuestra fuerza interna para estar en cuerdas y crear nuestra propia historia. Esto es lo que nos permitirá estar en cuerdas de una manera poderosa, consciente y transformadora.
Buscar nuestra intención profunda es el único aspecto de nuestro viaje como Rope Bottom que tiene el mayor potencial para convertir nuestro dolor interior en nuestro poder. Conectarse con la intención se trata de encontrarse con el verdadero yo con amor. Esto es lo que fundamenta el valor como Rope Bottom. Esto es lo que se podrá ofrecer como un regalo a la pareja. Sin embargo, es importante destacar que esto no se trata solo de la pareja. Se trata de presentarse y asumir la responsabilidad de quiénes somos, tanto sexualmente como en la vida en general. Se trata de descubrir nuestra propia historia auténtica de cuerdas, nuestra propia historia de por qué elegimos ser atados. ¿No preferiríamos profundizar en nuestra propia historia en lugar de quedarnos en la superficie?
Encontrar nuestra intención también nos ayudará a abordar preguntas sobre el consentimiento, la elección y la responsabilidad. Es simple: nos presentamos de manera diferente en las situaciones de la vida cuando lo hacemos por nosotros mismos en lugar de hacerlo por otra persona. La naturaleza misma del consentimiento implica aceptar participar en una actividad porque somos conscientes de nuestra propia intención desde el principio.
Sin ser conscientes de nuestra propia intención, no tenemos un punto de referencia para determinar si somos compatibles con otra persona o no. Además, la complejidad de la intención radica en que, si no la tenemos clara, es fácilmente reemplazada o proporcionada por otra persona. Esto podría llevarnos a soportar muchas dificultades impuestas por otra persona, sin razones claras. Como atador Dominante, espero que las Rope Bottoms que busquen una experiencia real en cuerdas compartan la misma intención de explorar su autenticidad y crecimiento personal. Busco una conexión profunda basada en la confianza y el respeto mutuo. Juntos, podemos crear una experiencia en cuerdas poderosa y transformadora. La intención nos apoyará a través de experiencias desafiantes en cuerdas. Recuerdo una vez en nuestra clase privada, una pareja estaba practicando una nueva transición que resultó ser muy desafiante para el Rope Bottom. El fondo estaba sudando, gimiendo y sufriendo, pero finalmente aterrizó de manera segura en el suelo. Cuando les pedimos sus comentarios, parecía muy reflexivo y tranquilo. Después de un largo silencio, dijo: «Fue muy intenso, muy intenso. Necesito pensar, ¿por qué me estoy haciendo esto a mí mismo?» Esto ilustra muy bien la importancia de la intención.
En resumen, descubrir la intención como Rope Bottom es el camino hacia una experiencia auténtica en cuerdas. Te invitamos a explorar este camino y descubrir tu verdadero yo en las cuerdas. Como atador Dominante, espero que compartas la misma intención de crecimiento personal y autenticidad. Juntos, podemos crear una experiencia en cuerdas poderosa y transformadora basada en la confianza y el respeto mutuo. ¡Descubre tu autenticidad en las cuerdas y disfruta de una experiencia verdaderamente transformadora!
Respeto

Respeto



Todos cuándo recién conocemos el BDSM, el Kink y sus derivados sentimos una alegría, satisfacción y felicidad que es muy díficil de explicar. Desde hormigas en las manos, mariposas en el estómago y hasta excitación profunda. Pocas veces sentimos esa sensación de vida plena.

Estás sensaciones y sentimientos pueden abrumar de sobremanera a quienes el impacto en sus vidas es relevante, sobre todo si ese encuentro se produce en algún evento o fiesta. Ver materializadas ideas, conceptos e incluso fantasías puede llevar perder un poco la civilización, dando paso a lo más primitivo. Esto no es ni bueno ni malo, pero depende mucho del contexto.
Si estás con alguien, en un lugar cómodo y existe una gran confianza es muy probable que tú ser animal no sea un problema, mientras se tenga un respeto, un acuerdo y un entendimiento entre quienes participan.
Ahora, si estás en un evento con mucha gente haciendo cosas, cada uno en lo suyo disfrutando, el contexto cambia radicalmente.

De manera personal, cuándo yo asisto a estos eventos o estoy en práctica de algo relacionado, donde tengo que velar por el bienestar de la persona que se entrega a mi, yo no consumo drogas ni alcohol. Para mí es sentido común pero para otros podría no serlo. Las implicancias en seguridad al estar con el estado alterado son minimizadas en gran medida por el afán de diversión, pero un simple descuido en nuestras prácticas puede llegar a ser mortal.

Cada uno es mayor de edad y puede hacer lo que quiera, mientras no afecte al resto. Si la libertad es un tesoro, cómo diría Sartré, ésta termina cuándo pasas a llevar a otro.
Me ha pasado que en varios eventos la gente se me acerca mientras estoy atando o se acercan a tocar a la modelo que estoy atando, todo esto sin pedir permiso y asumiendo que es un “derecho” que tienen.

Hay otras personas que se acercan en evidente estado alterado para que las ate o sesione. Más allá de lo peligroso que puede ser, uno cómo persona tambíen tiene sus formas y gustos. No tengo la obligación de hacer todo lo que se me pide.
Convengamos en una cosa. Antes de ser un rol o personaje somos todos personas, individuales y con intereses propios. Por eso es importante respetar esos derechos y no usar la temática para pasar sobre ellos, en cualquier contexto.

No pretendo decir que todo está mal, pero hay personas nuevas (otras no tanto) que pierden un poco el foco primordial de esta temática, el RESPETO.
No es mucho lo que se pide, hacerle caso más al sentido común que a la libido.

Esto último es muy importante dentro del BDSM. El control se debe tener en ambos roles, todo el tiempo. La parte Dominante, más allá del control que genera sobre la persona sumisa, debe tener un control absoluto de si mismo. No es compatible para una relación D/s el no controlarse a si mismo, y la confianza que se necesita para éstas prácticas requiere de ese mínimo, no por nada la persona sumisa confía en que será respetada, tanto ella cómo sus límites, deseos y necesidades.

La parte sumisa también requiere de autocontrol, tanto para manejar escenas complejas de dolor, ataduras, etc, cómo para no aprovecharse de ese poder para caprichos egoístas, manipulación y faltas de respeto.

El respeto, confianza y sinceridad de los consensos, acuerdos y límites nos separa del abuso, por lo que es algo muy urgente por asimilar si pretendes tener una sana experiencia en este increíble mundillo.